Agentes de la Policía Nacional han detenido, tras una espectacular persecución por las calles de Zaragoza, a tres jóvenes que habían asaltado dos tiendas de telefonía a plena luz del día.

Los arrestados entraron en la misma mañana en dos tiendas de telefonía llevándose varios terminales móviles y huyeron a gran velocidad a bordo de un vehículo blanco –intentando incluso arrollar a dos agentes- cuando se supieron descubiertos por una Unidad de Subsuelo que estaba realizando una requisa en una de las calles de la capital zaragozana por la que trataban de huir. Gracias a las indicaciones que el helicóptero de la Policía Nacional -indicativo “Cóndor”- ofrecía a los vehículos patrulla se logró la detención de los autores, uno de ellos mayor de edad y dos menores. Dos agentes cruzaron su vehículo y consiguieron interceptar a los huidos que previamente habían arrojado por la ventanilla varios terminales móviles que habían sustraído.

Los hechos ocurrieron el día 30 de octubre a las 11 horas cuando dos jóvenes entraron en una tienda de telefonía de Zaragoza, rompieron el expositor y se llevaron varios teléfonos móviles, dándose a la fuga en un vehículo blanco en el que esperaba una tercera persona. El mismo día, dos hora más tarde, los mismos jóvenes irrumpieron en un nuevo establecimiento y, tras arrancar un expositor, se apoderaron de terminales móviles.

Huida a gran velocidad poniendo en riesgo a peatones e intentando atropellar a dos policías

Rápidamente se estableció un dispositivo de búsqueda coordinado a través de la Sala del 091. Una Unidad de Subsuelo de la Jefatura Superior de Aragón, que se encontraba realizando una requisa en una calle por la que huían, reconoció el vehículo sospechoso con tres ocupantes en su interior y trató de interceptarlo. Entonces, el vehículo emprendió la huida a gran velocidad, cruzando semáforos en rojo, teniendo que apartarse los peatones para evitar ser atropellados, e iniciándose así una persecución. En un momento dado, los agentes se apearon de la furgoneta policial, instando en repetidas ocasiones al conductor a detener el vehículo, haciendo éste caso omiso, teniendo incluso los agentes que apartarse para evitar ser atropellados en la maniobra de huida.

El helicóptero indicó a los vehículos patrulla la ubicación de los huidos y el lugar en el que arrojaron los efectos del robo

El indicativo aéreo de la Jefatura Superior de Aragón, conocido como “Cóndor”, se incorporó al seguimiento desde el aire indicando a los vehículos patrulla la ubicación de los huidos, continuándose la persecución a gran velocidad en dirección a la Autovía A-2, hasta que el turismo en el que huían se desvió hacia un polígono industrial. En ese momento, una patrulla cruzó su vehículo y consiguió finalmente que los huidos se detuvieran, procediendo a la detención de tres personas, uno de ellos mayor de edad y otros dos menores.

Los policías recuperaron los teléfonos móviles sustraídos, unos se encontraban dentro del vehículo y otros habían sido arrojados por la ventanilla durante la escapada, si bien el indicativo aéreo “Cóndor” se percató de la maniobra e indicó el lugar donde se encontraban los efectos, un expositor con varios teléfonos móviles sustraídos.

Antecedentes por robos en tiendas de Zaragoza, Madrid y Toledo

Tras varias gestiones los investigadores resolvieron que los dos menores eran los autores de varios delitos de hurto, robo con fuerza y robos con violencia e intimidación de varios teléfonos móviles de alta gama en tiendas de electrónica situadas en las ciudades de Zaragoza, Leganés (Madrid) y Talavera de la Reina e Illescas (Toledo).

El detenido mayor de edad fue puesto en el día de ayer a disposición de la autoridad judicial competente, siendo entregados en custodia los dos menores, cada uno a su responsable legal.