Agentes de la Policía Nacional han desmantelado en Almería un cultivo hidropónico de marihuana y desarticulado un clan familiar de narcotraficantes llevando a cabo cinco registros.

Han sido detenidas cuatro personas, todas ellas de una misma familia, tres hombres y una mujer de edades comprendidas entre los 33 y 56 años, todos con antecedentes policiales y se han intervenido 298 plantas de cannabis sativa en diferentes fases de crecimiento y secado.

Las viviendas donde se han realizado los registros que en su mayoría pertenecen a la (A.V.R.A) Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucia estaban todas ellas utilizadas por los arrestados, con enganches ilegales a la luz donde además ya se había producido algún incendio por sobre carga en la red.

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de agosto a través de una inspección de la compañía eléctrica por una importante sobrecarga en la red de una potencia muy alta, situaciones éstas típicas de los enganches ilegales de luz en las plantaciones de marihuana. Ello originó el que se llevaran a cabo numerosas gestiones y vigilancias en torno a la vivienda correspondiente.

Tras varias semanas de intensas investigaciones, los agentes constataron de que en una vivienda de la calle Bahía de San Antonio, existía una extensa plantación y que además existía un antecedente de un incendio que tiempo atrás sufrió la casa a consecuencia de la misma actividad ilícita.

Cuando los investigadores lograron identificar a los posibles propietarios y moradores de la vivienda detectaron que se trataba de cuatro personas de una misma familia, que no residían en la casa y que disponían de otras viviendas muy cercanas donde habitaban de forma regular. Además, se pudo constatar que en una pequeña casa de la misma parcela anexa a la plantación, vivía una pareja que eran los encargados de custodiar y mantener la plantación indoor durante las 24 horas del día.

Una vez identificados todos los implicados del grupo familiar, cuyas actividades delictivas eran, presuntamente, el tráfico de drogas, no solo por los efectos intervenidos, sino como lo demuestra el hecho de que las otras viviendas no mantenían la estructura propia, es decir, ventanas y puertas selladas y opacas. Además, los salones y las habitaciones diáfanas mantenían aún toda la instalación de plantaciones a gran escala y que daba la sensación de que recientemente se había producido una recolecta de cannabis sativa.

Cinco registros domiciliarios

Finalmente los agentes lograron localizar los cinco inmuebles que el clan familiar  estaba empleando para llevar a cabo la plantación y «residir», donde se pudo verificar que dos de las viviendas eran propiedad de los arrestados y otras tres de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucia (A.V.R.A.) 

En la práctica de los registros domiciliarios, se han intervenido: 298 plantas de marihuana a pleno rendimiento con un peso de 57 kilogramos, 337 gramos de cogollos de la misma sustancia preparados para su venta, 67 lámparas, y el mismo número de balastros eléctricos y numerosos útiles y material para la instalación de invernaderos interiores. Además, han sido intervenidas dos armas blancas, fertilizantes, 770 euros en metálico y numerosa documentación de interés policial. 

Acusados también de un delito de defraudación de fluido eléctrico

Además de un delito contra la salud pública, los arrestados están acusados de un delito de defraudación de fluido eléctrico. Este tipo de fraude supone un grave problema de seguridad y salud para las personas, ya que las instalaciones manipuladas no cumplen la normativa en materia de seguridad, y son susceptibles de generar un importante riesgo para los que las tocan o circulan por sus proximidades, incluso incendio de las mismas como ya había ocurrido en una de las viviendas.

Tras la actuación policial, y adoptando las correspondientes medidas de seguridad por parte de agentes de atención al ciudadano, los operarios de la compañía eléctrica procedieron a los desenganches de todas las viviendas y al restablecimiento normal del suministro en la barriada almeriense de El Puche.

Las cuatro personas detenidas, naturales de Almería han pasado a disposición del juzgado de instrucción en funciones de guardia, acusados de los delitos contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico.