La Guardia Civil de Luna (Zaragoza) ha detenido a una mujer en Piedratajada por un supuesto delito contra la salud pública con resultado de lesiones, tras vender a una vecina de la citada localidad un “bebedizo” como remedio a la cura de la enfermedad COVID-19.A las 14.30 horas de ayer la Guardia Civil recibió una llamada de facultativos médicos del Centro Salud de Luna comunicando que la noche anterior, sobre las 23.30 horas, asistieron a una vecina de 67 años en su domicilio de Piedratajada para tratar una intoxicación grave, tras la ingesta de una bebida, por la que tuvo que ser trasladada de urgencia en UVI móvil a un centro hospitalario de Zaragoza.  

Tras tener conocimiento de este hecho los agentes iniciaron una investigación que permitieron determinar que la paciente había ingerido esa tarde pequeñas cantidades del producto, siendo la primera ingesta sobre las 19 horas y otra después de cenar.  El esposo de la afectada la localizó a las 23.30 tirada en el suelo del salón y al no reaccionar dio aviso a los servicios médicos.

La bebida que ingirió la paciente fue comprada a una vecina de Piedratajada como remedio a la enfermedad de la COVID19 y otro tipo de patologías, tras pagar por un bote de 250 mililitros la cantidad de 20 euros.

Con las informaciones recabadas la Guardia Civil obtuvo la identidad de la sospechosa, una señora de 52 años, dedicada supuestamente a la osteopatía, masajes y otras actividades, cuya consulta se realizaba en el propio domicilio.

Tras comprobar que esta señora había realizado la venta del citado producto a la paciente, fue detenida sobre las 18.15 horas de ayer en su vivienda de Piedrataja por un presunto delito contra la salud pública con resultado de lesiones.  

Posteriormente la guardia civil llevó a cabo un registro en el domicilio de la detenida, donde se percibía un fuerte olor a lejía, hallando multitud de productos base para la fabricación del citado “bebedizo”, así como 32.050 euros en efectivo, que se encontraban dentro de una bolsa y distribuidos en diversos paquetes envueltos en papel de aluminio, siendo todos los billetes de 50 euros.  Además se intervino documentación relevante para la investigación que será analizada detenidamente por la Guardia Civil.

En el registro se pudo verificar la actividad a la que se dedicaba la detenida, existiendo una estancia destinada para sala de consultas, masajes o actividad de fisio, que contaba con el mobiliario necesario para ello.  

La Guardia Civil ha intervenido la bebida que fue ingerida por la víctima, la cual ha sido fabricada artesanalmente por la detenida fuera de todo control sanitario, y será remitida al departamento de sanidad correspondiente para su análisis en profundidad.

Se continúa con la investigación  para determinar la composición de los productos así como si pudieran existir más víctimas de estos hechos.

La Guardia Civil insiste en que no deben ingerirse productos que no hayan sido prescritos anteriormente por facultativos sanitarios.

La detenida ha quedado a disposición judicial en la mañana de hoy ante el Juzgado de Instrucción núm. 1 de Ejea de los Caballeros.