Su especialidad eran los bares con máquinas tragamonedas de las que llevaban la recaudación.

El grupo tenía una gran movilidad y cometían robos en poblaciones de todas las demarcaciones de Cataluña.

El 9 de octubre los agentes detuvieron in fraganti tres de los cinco ladrones justo cuando regresaban a su domicilio después de haber cometido un robo en un bar de Bellpuig (Urgell).

Agentes de la Policía de la Generalitat-Mossos de Escuadra de la División de Investigación Criminal de la Región Policial de Tierras del Ebro han desarticulado un grupo criminal integrado por personas de nacionalidad rumana, albanesa, italiana y española, de edades comprendidas entre los 34 y los 53 años.

La investigación se puso en marcha en el mes de abril de este año después de que se produjeran una serie de robos con fuerza en bares de las comarcas del Baix Ebre y el Montsià. Los ladrones tenían como objetivo principal violentar las máquinas tragaperras y llevarse su recaudación.

Las gestiones de investigación condujeron a los agentes a identificar los integrantes del grupo criminal que había detrás de los robos. Posteriormente pudieron constatar que disponían de una gran movilidad geográfica que les permitía abarcar municipios de toda Cataluña. Los investigadores han podido relacionar a los arrestados con 26 robos con fuerza, todos en establecimientos comerciales y tres en el interior de domicilios.  

El 9 de octubre los agentes pudieron arrestar tres de los integrantes del grupo antes de llevar a cabo el operativo policial con las entradas y registros en los domicilios de los investigados justamente cuando volvían a casa después de cometer uno de los robos en un bar de Bellpuig.

En el momento de la detención se les intervino una gran cantidad de monedas que habían sustraído en este robo, además de herramientas y utensilios destinados al forzamiento de puertas y máquinas tragaperras.

Al cabo de unas horas pudieron arrestar a un cuarto integrante del grupo y realizar las cuatro entradas y pesquisas en sus correspondientes domicilios en los que también se localizaron más de 10.000 euros en efectivo, la mayoría de los cuales en monedas, aparte de herramientas y varias prendas utilizadas para cometer los hechos delictivos.

El día 10 de octubre se produjo la detención del quinto miembro de la banda.

El viernes 11 de octubre los arrestados pasaron a disposición judicial y el juez decretó el ingreso en prisión para los cinco.