Concertaba un encuentro con las interesadas y las llevaba con su coche en una zona apartada donde ponía como condición para darles el trabajo que mantuvieran relaciones sexuales.

 De esta manera el 16 de septiembre agredió sexualmente a una joven de 19 años que no había accedido a su demanda, después de haberlo intentado sin éxito con otra chica unos días antes. 

El año 2017 ya había sido denunciado penalmente por haber pedido servicios sexuales a una menor de 17 años. 

Agentes de la Policía de la Generalitat – Mossos de la Unidad de Investigación de la comisaría de Sant Feliu de Llobregat detuvieron el 23 de septiembre un hombre de 25 años y nacionalidad española como presunto autor de dos agresiones sexuales, una de consumada y otra en grado de tentativa. El arrestado actuaba siempre de la misma manera: detectaba anuncios de chicas jóvenes que se ofrecían para trabajar a través de una conocida plataforma de servicios profesionales a través de internet. Entonces contactaba con el pretexto de que ofrecía un trabajo como personal de limpieza para oficinas. Buscaba preferentemente chicas jóvenes, sudamericanos y de buena apariencia física, para concertar un encuentro previo. El hombre conseguía que las víctimas pudieran a su vehículo para, según él, poder concretar la oferta laboral. En este sentido se aprovechaba de la situación de necesidad que tenían las chicas. Entonces se las llevaba hacia una zona poco transitada por poner como requisito que mantuvieran relaciones sexuales si querían obtener el trabajo. Si se negaban no dudaba en forzar de manera violenta. De esta manera el 12 de septiembre contactó con una chica de 20 años de nacionalidad colombiana, que se había interesado por la supuesta oferta laboral. La llevó con su vehículo a una zona apartada y allí le dijo, por dos veces, que la condición para darle el trabajo era que tuvieran relaciones sexuales. La chica se negó y trató de salir del vehículo. Al ver que se resistía activamente le sustrajo el bolso y se apropió de su teléfono móvil y 150 euros. Días más tarde, el 16 de septiembre, siguió la misma operativa con una chica peruana de 19 años que también había puesto un anuncio. Quedaron en Rubí y siguió el modus operandi: La hizo subir al coche y le dijo que la llevaba a una cafetería donde le concretaría la oferta laboral. El arrestado se detuvo en un polígono industrial apartado. Cuando la chica se dio cuenta intentó salir del coche pero el hombre se lo impidió. A pesar de que la chica se resistió activamente en este caso logró consumar la agresión sexual. A continuación la empujó fuera del vehículo. La chica, al ver que su bolso de mano se quedaba dentro del coche la intentó recuperar. Fue entonces cuando el hombre aceleró repentinamente de forma que la arrastró unos metros, lo que le provocó lesiones por abrasión. La víctima tuvo que ser atendida en un centro hospitalario, tanto por la agresión sexual como por las heridas por abrasión provocadas por el arrastre. Las gestiones de investigación situaron los agentes detrás de un coche de color blanco, propiedad del detenido. Las indagaciones de los policías también pudieron establecer que era el titular del teléfono desde donde había contactado con las chicas. Finalmente el 23 de septiembre los mozos lo arrestaron en su domicilio, en la localidad de Corbera de Llobregat.    El día 26 de septiembre pasó a disposición judicial y el juez decretó su ingreso en prisión. Este hombre ya había sido denunciado penalmente el año 2017 por un hecho cometido unos meses antes. En esta ocasión la víctima, una chica de 17 años, se había ofrecido laboralmente como camarera. Fue entonces cuando le envió un mensaje de texto para ver si le interesaba que la contratara para realizar tareas de limpieza en un local de su propiedad. De todos modos le pidió que mantuviera relaciones sexuales, al menos una vez, como requisito para darle el trabajo. Aparte, le aseguró que también le pagaría 250 euros.     La chica lo puso en conocimiento de los Mossos que días más tarde pudieron localizar al hombre que le había hecho la propuesta y le denunciaron por un delito de solicitud de favores sexuales a una menor. La investigación continúa abierta ya que los mozos creen que podría haber más víctimas.