Gracias a una investigación de la Policía Nacional, en virtud de solicitud de colaboración por parte de las autoridades francesas en el marco de la cooperación internacional, se ha detenido a tres personas y se han intervenido 2.500 kilos de hachís.

Los miembros de la organización adquirían el hachís en Marruecos y lo transportaban a través de España, oculto en camiones frigoríficos que compraban en nuestro país, con destino final Francia.

La operación comenzó en el mes de mayo en virtud de solicitud de colaboración por parte de las autoridades francesas en el marco de la cooperación policial internacional. A partir de ese momento se iniciaron investigaciones que dan como resultado la identificación de los miembros de la organización, entre ellos de sus máximos responsables, además del descubrimiento de otros datos relevantes como la localización de una furgoneta que utilizaban para transportar la droga.

En el transcurso de la investigación se hicieron patentes los continuos viajes de los principales investigados a la capital de España, por lo que los investigadores establecieron dispositivos para comprobar sus movimientos. Durante el período en el que permanecieron en Madrid, los integrantes de la organización mantuvieron diferentes reuniones, entre ellas con un ciudadano marroquí asentado en la capital, que les proporcionaba la infraestructura necesaria para la obtención de un vehículo que utilizarían para transportar la droga.

Compra de camión en Segovia

Los agentes observaron que, en una ocasión, los miembros del grupo se desplazaron a Segovia donde adquirieron una furgoneta frigorífica de grandes dimensiones para desplazarse hasta Marruecos, con el fin de adquirir la droga y posteriormente regresar a Francia atravesando España. A mediados de mayo los investigadores averiguaron que la citada furgoneta había embarcado en el ferry de Nador (Marruecos) con destino al puerto de Barcelona, previsiblemente cargada con estupefaciente, por lo que escoltaron a la misma hasta la frontera de Francia, continuando a partir de ahí los agentes franceses.

Ferry Nador-Barcelona

Durante los meses siguientes se trató de identificar al resto de los integrantes de esta organización, así como posibles conexiones con otras organizaciones en España. Es en ese momento cuando los agentes decidieron desplazarse a Málaga a donde estaba previsto que viajara uno de los principales investigados. Esta persona estaba tratando de realizar una nueva compra de un vehículo de grandes dimensiones para poder viajar a Marruecos y realizar una nueva adquisición de una importante partida de sustancia estupefaciente. Los integrantes del grupo tenían previsto que la citada furgoneta embarcara en el ferry de Nador con destino al Puerto de Barcelona, por lo que se estableció un nuevo dispositivo para escoltar al vehículo hasta el puesto fronterizo con Francia.

El 18 de octubre se produjo un nuevo transporte de droga, momento en el que las autoridades españolas y francesas decidieron proceder a la detención en Francia de los tres principales implicados, en donde se produjo la incautación de 2.500 kilos de hachís.