Agentes de la Ertzaintza han detenido, esta pasada madrugada en Errenteria, a un varón de 26 años de edad, acusado de un delito de robo con fuerza. El sospechoso, presuntamente, habría forzado una puerta de la gasolinera para colarse en su interior con intención de robar, pero era sorprendido por los ertzainas.

Sobre las tres y cuarto de esta pasada madrugada la Ertzaintza era informada, por una central de alarmas, de que había saltado la alarma de robo en una gasolinera de la Avenida Navarra de la localidad de Errenteria.

De inmediato, una patrulla de la Ertzaintza se personaba en el lugar. Los agentes podían ver desde el exterior que la caja registradora aparecía forzada, algunos muebles movidos y varias monedas caídas por el suelo.

Ante estos hechos, los ertzainas rodeaban el local para localizar el punto por el que el ladrón o ladrones se podían haber colado. Así, localizaban en la parte posterior una puerta cuya parte inferior había sido apalancada, permitiendo la entrada de una persona.

Tras entrar en el edificio por este lugar, los ertzainas realizaban una inspección, lo que les permitía detectar la presencia de un individuo escondido detrás de un compresor, intentando pasar desapercibido.

Una vez que el sospechoso salía de su escondite, los agentes lo identificaban como un varón de 26 años de edad. En un registro preventivo, encontraban en su poder varios billetes y monedas, sin duda el botín del robo de la caja registradora.

Por todo ello, los ertzainas procedían a su detención bajo la acusación de un delito de robo con fuerza y a su traslado a dependencias policiales.