La Policía Nacional dispone en Madrid de un sistema de inteligencia artificial que detecta vuelos no autorizados de drones en el cielo de la capital. Esta “Policía del Aire” ha detectado durante el pasado mes de enero un total de 117 vuelos ilegales y ha permitido llegar también hasta los pilotos de las aeronaves, que operaban desde la vía pública, domicilios u hoteles de la capital.

El peligro real para el espacio aéreo que pueden suponer estas actividades hace que las sanciones en este sentido lleguen a alcanzar los 4,5 millones de euros de multa.

El sistema mediante el que la Policía Nacional protege el cielo de Madrid aporta en cada alerta registrada la ubicación exacta del dron para que, a través del Centro Inteligente de Mando de Comunicación y Control 091, una patrulla de agentes pueda dirigirse al lugar de inmediato. De esta forma se han detectado durante el primer mes del año una media de más de tres vuelos no autorizados al día.

Durante los últimos meses, los agentes han encontrado casos en los que la aeronave no tripulada volaba en alturas de hasta medio kilómetro, lo que supone un peligro real para el uso del espacio aéreo por parte de otras aeronaves. La propia Ley de Seguridad Aérea establece en este sentido sanciones por infracciones leves, graves y muy graves, que van desde el apercibimiento a multas de un mínimo de 60 euros y un máximo de 4,5 millones de euros.

Los expertos de la Policía Nacional recuerdan la importancia de informarse previamente sobre las condiciones en las que un dron puede o no puede ser utilizado, así como tener en cuenta el peligro que pueden suponer estos aparatos, difícilmente calificables como “juguetes”

Sistemas de neutralización

Otros de los recursos con los que cuentan los agentes de la Policía Nacional para controlar la actividad de los drones en el cielo de Madrid son los diferentes sistemas de neutralización. Este control y, en su caso, anulación del funcionamiento de un dron puede llegar a producirse a través de sistemas portátiles, móviles o fijos.