1. No desestimes las medidas de seguridad para mantener tu perfil privado. Utiliza contraseñas «de calidad» (con letras, números y otros caracteres), cámbialas periódicamente… ¡Sé cR3A7iv0! Al pensar en «la pregunta secreta», si es muy evidente, puede que estés dejando una puerta abierta a tus cuentas de correo electrónico y perfiles sociales.

2. Adquiere un buen producto antivirus y actualízalo con regularidad. Analiza los enlaces antes de pinchar en ellos y no descargues archivos de fuentes no fiables. También debes actualizar el sistema operativo según las recomendaciones del fabricante o distribuidor para optimizar su seguridad.

3. No olvides que si utilizas software pirata puedes poner en peligro tu sistema y te arriesgas a ser infectado por algún tipo de virus. Al descargar aplicaciones para tu smartphone hazlo desde los sitios oficiales para evitar que el programa haya sido modificado o alterado con algún tipo de malware o código malicioso.

4. Pon tus datos a salvo y realiza periódicamente copias de seguridad de tu sistema. Así podrás recuperar tus documentos en caso de ser infectado por un virus que, como en el caso del ransomware, provoca el cifrado de los archivos y en el que los ciberdelincuentes piden un rescate para liberarlos.

5. Nunca ofrezcas datos personales o bancarios por Internet, a menos que sea en sitios de total confianza, asegurándote de que la dirección de la web se corresponde con la real y que ésta comienza por https (fíjate que no falte esa «S» al final). COMPRUEBA LOS CERTIFICADOS para no ser víctima de phising y recuerda que tu banco nunca te pedirá esos datos por correo electrónico. No rellenes formularios dudosos.

6. No introduzcas el número de tarjeta en páginas de contenido sexual o pornográfico, en los que se solicita como pretexto para comprobar la mayoría de edad. Extrema la precaución en los archivos que recibes en sesiones chat.

7. Piensa a quién le envías tu intimidad y sobre todo no te aproveches de las fotos e imágenes que te mandan. Difundir este tipo de material puede meterte en un buen lío.

8. Desconfía de aquellos contactos a los que sólo conoces a través de la Red y te piden que envíes imágenes privadas con la excusa de un juego sexual, porque podrías ser víctima de sextorsión.

9. Para evitar los fraudes telefónicos, controla tus facturas, comprueba los números a los que has llamado y que el gasto facturado se corresponde con las comunicaciones realizadas. Desconfía cuando te ofrecen «regalos» sustanciosos y, para recibirlos, tienes que llamar por teléfono a prefijos de tarificación adicional.

10. Internet es una herramienta de enorme utilidad, también para los más peques. Ayúdales a navegar, enséñales los peligros con los que se pueden topar e instala alguna aplicación de control parental. No permitas que envíen sus fotos o cualquier otra información sobre ellos sin tu autorización. Podéis consensuar juntos ciertas normas a seguir cuando naveguen en Internet.

11. Desconfía de ofertas, proposiciones y chollos que te ofrece cualquier desconocido en la red, su intención puede ser estafarte empleando ese gancho.

12. Conectarse a una WiFi puede ser muy cómodo y tentador cuando nos encontramos fuera de casa. Pero debemos saber que lo que transmitimos a través de esas conexiones públicas resulta muy fácil de capturar para los ciberdelincuentes.

13. No abras mensajes de correo electrónico si no conoces al remitente. Por otro lado, si recibes un mensaje de un contacto conocido que dice encontrarse en el extranjero y que, debido a un problema, no puede contactar contigo de otra forma y necesita que le envíes dinero rápido, verifica su autenticidad antes de hacerlo. Podría tratarse de una estafa.